Irati en Otoño

Día 1 (23 de octubre 2021)


Por fin salimos de dudas el pasado sábado cuando a las 7h nos vimos tod@s los integrantes del equipo mendizale que habíamos quedado para disfrutar del mendi-finde más esperado del Otoño, el de Irati.


Allí estaban como siempre mayoría de chicas con las veteranas Coro y Cris y otras nuevas como Analiza o Kate, por otro lado también se estrenaba en el mundo mendi-vuelta, Iñaki Arriola que sin dudarlo 2 veces se apuntó y allí apareció puntual como un reloj suizo.


El finde elegido no nos pudo salir mejor, temperaturas de entre 0 y 20 grados y los dos días despejados. El primero tenía como temática descubrir el techo de Irati, subiendo a la cima del Orhi, que además es el primer 2000 metros de los Pirineos, una pirámide espectacular que se eleva por encima del resto de cimas otorgándole un porte especial.


La cima fue un éxito de grupo, tod@s subimos a una, no hubo competición si no mucho compañerismo e ilusión por ver lo que se veía desde arriba y no defraudó, estaba precioso. Tras la foto de rigor bajamos un poquito para hacer un hamaiketako que acabamos con cafecito y pastel, cortesía de Coro que nos cuida mejor que a sus hij@s.



En la bajada todavía hubo momentos de contemplación meditativa cuando aparecieron una pareja de milano real y las divertidas chovas piquigualdas que no dejaban de hacer acrobacias alrededor nuestro.



Día 2 (24 de Octubre 2021)


En este segundo día la temática giraba en torno al corazón de la selva, quisimos dar una vuelta circular atravesando los bosques más recónditos de los territorios de Irati y qué mejor manera de empezar que perdernos en busca de un puente que nunca apareció y que nos hizo descalzarnos para vadear el río Urbeltz a unos cientos de metros de juntarse con el Urtxuria y convertirse en el famoso Irati.



Tras echar un vistazo a la cascada del cubo tal y como hacen tod@s l@s turistas, empezamos la subida hacia el corazón del parque, la Reserva Integral de Lizardoia, que ha sido declarada por la Unesco espacio protegido, es uno de los pocos hayedos que cuentan en España con este honor. En este caso se trata de un hayedo abetal como todo Irati con unas características de conservación únicas.



Dejando el menor rastro posible atravesamos el hayedo y llegamos a la cima del monte Lizardoia desde donde pudimos observar de nuevo el Orhi, esta vez desde el corazón verde de Irati. Tocaba comer, descansar y empezar a bajar ya que nos esperaba una larga vuelta que nos llevaría por las orillas del embalse de Irabia, su puente destruido y el barranco que lo separa de las casas del parking y que ha sido horadado en la roca por el río Irati a lo largo de los siglos.



Llegamos cansados y con una gran sonrisa en la boca después de haber recorrido más de 15 km entre bosques ocres, rojizos, amarillentos y verdosos. Un gran momento que compartimos tod@s acompañándolo, como no podía ser de otra manera, del cafe y el pastel cortesía de Coro.





Eskerrik askooo por este gran finde!!!

Entradas destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por etiquetas
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square